Home > Noticias > Reportajes y Entrevistas > LITO CARAMÉS, CRÍTICO DE ARTE Y COLABORADOR de BCNArt nos aporta la crítica de la exposición "RICHARD LEAROYD" EN LA FUNDACIÓN MAPFRE DE BARCELONA

22/07/2019

LITO CARAMÉS, CRÍTICO DE ARTE Y COLABORADOR de BCNArt nos aporta la crítica de la exposición "RICHARD LEAROYD" EN LA FUNDACIÓN MAPFRE DE BARCELONA


El crítico de arte Lito Caramés,   publica la crítica de la exposición "Richard Learoyd"  que presenta la Fundación MAPFRE de Barcelona. Hasta el 8 de septiembre 2019.

Richard Learoyd, un fotógrafo actual que retrata con cámara oscura: 

¿Qué mueve a los humanos a preferir vivir o trabajar a contracorriente? ¿Qué impulso romántico lleva a un profesional a rehuir las modas, las novedosas tecnologías? Richard Learoyd es un fotógrafo profesional que en los tiempos de la rapidez, de la fotografía digital inmediata opta por usar una gran cámara oscura (giant camera) para efectuar sus trabajos únicos, sin copias.

Foto: Learoyd. Swan, 2013

 

La cámara oscura, ¿regreso al pasado?

La utilización de la cámara oscura por los pintores es, en realidad, un precedente de la fotografía. Se dice que Vermeer fue uno de los pintores que más la utilizó. La invención del papel fotográfico permite que la fotografía como tal comience a invadir las vidas de las familias, de las personas. Y ahora el fotógrafo británico Richard Learoyd lleva décadas utilizando la cámara oscura para realizar sus instantáneas. En el mundo de la vanalización de la fotografía: cámaras de todos los tamaños, teléfonos móviles (que son cualquiera cosa menos teléfonos) que disparan millones de instantáneas cada minuto, en ese ambiente Learoyd abraza la tradición. Ejecuta el ritual. Esto viene siendo lo que se puede admirar en la muestra Richard Learoyd, que brinda la Fundación Mapfre en la casa Garriga Nogués barcelonesa: un viaje para  la contemplación de los mundos y para la exploración de argumentos con los que dar respuesta a las preguntas de siempre: ¿de dónde venimos?, ¿quiénes somos?, ¿a dónde vamos? La práctica fotográfica con el uso de la giant camera es una declaración de principios. Learoyd es adalid en la defensa de la FOTOGRAFÍA. Convertir su estudio en una giant camera, mantener estático al/la modelo y disparar solamente una imagen (de gran formato) es un combate por la excelencia. La apuesta de Learoyd por la labor artesanal, pues fabrica el mismo su gran cámara oscura y se dirige contra el gigante de la trivialidad: apuesta a contracorriente que da como resultado imágenes de gran formato, con poca profundidad de campo y de una espléndida calidad pictórica.

La fundación Mapfre presenta en sus sedes muestras de fotografía de la más alta calidad e valor artístico. En sus salas de exposiciones de Barcelona, sitas en la Casa Garriga Nogués ,tan bien gestionadas durante estos años por Ignacio González Casasnovas, se pudieron ver verdaderas alhajas de la historia de la fotografía (Brassaï, Abbott, Michals, Tomatsu, Davidson, Halsman, Sugimoto, entre muchos otros artistas).

 Foto: Learoyd. After Ingres, 2011

Cámara oscura. Fotografía y pintura. Francis Bacon.

Richard Learoyd es un fotógrafo británico actual (nacido en 1966) que decidió utilizar la cámara oscura de gran formato (the giant camera) para retratar personas con una belleza especial, reproducir paisajes en blanco y negro con la grandeza de las imágenes de Salgado. En este vídeo, producido por el MOMA de San Francisco, se puede ver al fotógrafo dando explicaciones de sus trabajos y también el funcionamiento de la cámara oscura. Las fotografías son nubes de fantasía y cápsulas de información, asegura Susan Sontag en su famoso tratado On Photography (1973).

Richard Learoyd ha declarado en más de una ocasión que le interesa mucho la historia de la pintura, y que para algunas de sus creaciones procura inspiración en las obras de pintores conocidos y por los que siente devoción. ¿Será Learoyd un fotógrafo pictorialista? Las/os pictorialistas fueron fotógrafos que buscaron inspiración en la pintura o escultura, usando temas caros a esas artes: desnudos femeninos, temas clásicos; y destruían los negativos para que sólo hubiese una copia (como la obra artística). Learoyd no es pictorialista, pero hay coincidencias; declara que una de las fotógrafas que más le interesan es Julia Margaret Cameron, una pionera, y muy apreciada por los fotógrafos pictorialistas. Learoyd encuentra referentes en grandes figuras de la pintura. En la presentación de la exposición Richard Learoyd, el fotógrafo, preguntado por quien subscribe estas líneas, afirmó que la pieza James with two white curtains había sido inspirada directamente por las creaciones del pintor Francis Bacon: la posición del retratado, la ocultación del rostro, la verticalidad, todo parece indicar que el artista pretende mostrar una figura perezosa, con remordimientos existencialistas.

La muestra Richard Learoyd, que luego viajará a Madrid y al Fotomuseum Den Haag, de la Haia, tiene varias peculiaridades que la hacen especial: se presentan obras recientes de un artista de unos 50 anos en la cima de su carrera profesional, y es la más amplia exposición de obra de Learoyd hecha hasta ahora (51 piezas de gran formato, en color y en blanco y negro con temas de retrato, paisaje y naturalezas muertas). Para mí la fotografía se vuelve interesante cuando cuestiona la barrera de la ilusión, cuando el deseo del espectador de entender la posición del creador queda frustrado al ser absorbido en la experiencia del mirar, afirma el fotógrafo autor de After Ingres. En 2017 la Fundación Mapfre concedió a Learoyd una beca para que ejecutase un proyecto fotográfico. Este método lo ha practicado la Fundación Mapfre con varios fotógrafos y fotógrafas (Jitka Hanzlová, Emmet Gowin, Eamonn Doyle, Vanessa Winship). Learoyd decidió ir a Lanzarote con su giant camera montada en un remolque, y durante semanas el fotógrafo retrató la violencia telúrica que palpita en la isla de César Manrique.

 

Vanitas, retratos y paisaxes

Las imágenes únicas de Learoyd trabajando con la giant camera -no hay copias- pueden  reproducir ramos de flores, ramas de árboles con frutos o animales muertos. Estas naturalezas muertas son reflexiones sobre la brevedad de la vida, la fragilidad: vanitas que juegan con la realidad, con el sentido de la vida y de la muerte. También aquí Learoyd vuelve la mirada hacia la pintura barroca y sus invitaciones a la contemplación, cómo se pasa la vida / cómo se viene la muerte / tan callando, en versos de Jorge Manrique. Ejemplos de tales vanitas son las piezas Swan (un cisne muerto) o Horse Head, cabeza de caballo blanco que todavía conserva el ojo abierto y es presentada, no con la violencia de la secuencia del film The Godfather, de F. F. Coppola, sinó más bien con la serenidad de las esculturas de Fidias en el Partenon de Atenas: la cuadriga que conducía a Selene por los caminos de la noche.

En los retratos que el fotógrafo hace a lo largo de los años de este siglo se deja influir por las estéticas de pintores como Schiele, el expresionista austríaco, y por otros pintores de raigambre más clásica, como Vermeer o Ingres. Precisamente en la muestra Richard Learoyd está presente un retrato de 2011 titulado After Ingres. Es un desnudo femenino de cuerpo entero (que oculta el rostro), con poca profundidad de campo, pero con la calidad y el efecto pictórico que hace pensar que pueda tener como referencia lejana alguna de las odaliscas del pintor neoclásico francés, pero también a pinturas de Tiziano, o Manet, o Goya y Velázquez.

En sus años mozos Learoyd tuvo como maestro a Thomas J. Cooper, un fotógrafo paisajista norteamericano que estuvo décadas trabajando en Glasgow y que tuvo querencia por lugares con rocas agrestes y acantilados que descienden en vertical sobre el mar, escenarios del gusto, también, de los pintores románticos. El profesor Cooper influyó tanto en Learoyd que, años después, el alumno viaja a los EEUU para observar y fotografiar los paisajes primigenios, salvajes, del Oeste de aquel país, de los que le hablara Cooper. Dentro de este cupo están las instantáneas que con su giant camera móvil, hecha por él mismo, captó Learoyd en el parque de Yosemite y en las costas de California. El autor de Horse Head también viajó a otros lugares para poder impresionar sus papeles fotográficos con otros paisajes. Así lo hizo por las tierras de Flatford y por el río Stour, donde tomó instantáneas de bosques oscuros, de marismas y cursos de agua. ¿Por qué viajó precisamente a esos parajes de Inglaterra? Por la poderosa razón de que esos parajes alimentaron las obras de uno de los grandes pintores paisajistas ingleses: John Constable.

La magnífica exposición Richard Learoyd, que ahora presenta la Fundación Mapfre en Barcelona, la más amplia muestra de trabajos de tan peculiar y atractivo fotógrafo, es una gran oportunidad para conocer los impresionantes trabajos de este artesano de la fotografía, y para tratar de adivinar las querencias del autor de After Ingres por los pintores que le atraen, que, de una manera o de otra, procura seguir en sus exploraciones de realidades, desde su giant camera, y que le permiten llegar al estadio de la contemplación.

Lito Caramés

 

 

EXPOSICIÓN:  Richard Learoyd

Fundación Mapfre-Barcelona

hasta el 8 de setiembre de 2019

 

Foto: Learoyd. James with two white courtains.

 



Fuente: LITO CARAMÉS - CRÍTICO DE ARTE



X

Suscríbete al newsletter

Introduce a continuación tu dirección de email y recibirás en tu buzón las últimas noticias y las novedades de los centros de arte. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Correo electrónico:

El usuario autoriza a Barcelona Art a gestionar los datos facilitados en el presente formulario a efectos de comunicación comercial. Barcelona Art se compromete a tratar dichos datos en virtud de lo dictado por la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Newsletter

Gracias por suscribirte al Newsletter. Esperamos sea de tu agrado la información que te llegue.